Cargando la pagina... por favor espere!



No puedes ver la pagina? Click aqui
 
Foros de discusión El Malvinense
Bienvenidos al foro del diario digital "El Malvinense", para expresar sus ideas sin censura. Activo desde mayo 2008
 
InicioInicio  FAQFAQ   BuscarBuscar   MiembrosMiembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   RegistrarseRegistrarse 
 PerfilPerfil   Entrá para ver sus mensajes privadosEntrá para ver sus mensajes privados   LoginLogin 

Crímenes británicos - British Crimes
Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente
 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Guerras
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
Colorado del monte



Registrado: 19 May 2008
Mensajes: 394

MensajePublicado: Jue Jul 31, 2008 12:20 pm    Asunto: Responder citando

Soldados británicos ejecutaron al menos 20 prisioneros iraquíes después de haberlos mutilado. El último es de un chico de 14 años que fue forzado a practicar sexo oral y anal durante un tiempo prolongado.


Cómo hace la guerra Gran Bretaña


(IAR Noticias) 31-Julio-08


Imagen capturada de un video que muestra a varios soldados británicos golpeando a jóvenes civiles en Irak. (Foto EFE)


Soldados británicos ejecutaron al menos 20 prisioneros iraquíes después de haberlos mutilado. El último es de un chico de 14 años que fue forzado a practicar sexo oral y anal durante un tiempo prolongado

.

Por John Pilger (*) - Revista Sin Permiso

El ejército ha erigido un muro de silencio en torno de su recurso frecuente a prácticas bárbaras, incluida la tortura, y hace lo imposible para eludir el escrutinio legal.

Cinco fotografías han quebrado este silencio. La primera es la de un ex sargento mayor del regimiento gurka, Tul Bahadur Pun, de 87 años. Está sentado en una silla de ruedas frente a Downing Street 10. Sostiene una gran cantidad de medallas, entre ellas la Cruz Victoria, el mayor premio al valor, que ganó sirviendo al ejército británico.

Le denegaron la entrada a Gran Bretaña y a un tratamiento en el Sistema Nacional de Salud para curarle una seria afección cardíaca: una atrocidad que pudo salvarse tras una campaña pública en su favor. El 25 de junio llegó hasta Downing Street para devolverle su Cruz Victoria al Primer Ministro, pero Gordon Brown se negó a recibirlo.

La segunda fotografía es de un niño de 12 años, uno de tres chicos. Son Kuchis, nómadas de Afganistán. Habían sido alcanzados por bombas de la OTAN, estadounidenses o británicas, y las enfermeras están tratando de quitarles la piel quemada con unas pinzas. Durante la noche del 10 de junio, aviones de la OTAN atacaron de nuevo, matando al menos 30 civiles sólo en un poblado: niños, mujeres, maestros, estudiantes. El 4 de julio, otros 22 civiles murieron de esta forma. Todos, incluidos los niños quemados, fueron descritos como “militantes” o “presuntos talibanes”. El Secretario de Defensa, Des Browne, dice que la invasión de Afganistán es “la noble causa del Siglo XXI”.

La tercera fotografía corresponde al diseño computarizado de un portaaviones aun no construido, uno de los dos mayores mandados a construir por la Armada Real. El contrato de cuatro mil millones de libras esterlinas es compartido con la empresa BAE Systems, cuya venta de 72 aviones de combate a la corrupta tiranía gobernante en Arabia Saudita ha convertido a Gran Bretaña en la principal comerciante de armas del mundo, especialmente a los regímenes opresivos de los países más pobres. En un momento de crisis económica, Browne describió a los portaaviones como “un gasto asequible”.

En la cuarta foto puede verse a un joven soldado británico, Gavin Williams, que fue salvajemente golpeado hasta la muerte por tres oficiales. Este “castigo sumario informal”, que elevó su temperatura corporal a más de 41 grados, tuvo la intención de “humillar, llevar al límite y herir”. La tortura fue descrita en la corte como un hecho de la vida militar.

La última fotografía es de un hombre iraquí, Baha Mousa, quien fue torturado hasta la muerte por soldados británicos. Tomada después de su muerte, la figura muestra algunas de las 93 terribles heridas que sufrió a manos de los hombres del Regimiento Queen Lancashire, quienes lo golpearon y abusaron durante 36 horas, encapuchándolo con sacos de arpillera bajo un calor sofocante. Era recepcionista de un hotel. A pesar de que su muerte tuvo lugar cinco años atrás, fue recién en mayo de este año cuando el Ministerio de Defensa respondió a los tribunales y accedió a una investigación independiente sobre el hecho. Un juez ha descrito esto como un “muro de silencio”.

Una corte marcial condenó sólo a un soldado por el “tratamiento inhumano” hacia Musa, a pesar de lo cual ha sido liberado disimuladamente. Phil Shiner, de Abogados de Interés Público, representante de las familias de iraquíes que han muerto bajo custodia británica, dice que la realidad es evidente: el abuso y la tortura por parte del ejército británico es sistémica.

Shiner y sus colegas han presenciado declaraciones de testigos y corroborado crímenes prima facie de una especie especialmente atroz, usualmente asociado con los estadounidenses. “Mientras más casos sigo, peor se pone”, dice. Estos incluyen un “incidente” acontecido en las inmediaciones de la ciudad de Majar al-Kabir, en 2004, cuando soldados británicos ejecutaron al menos 20 prisioneros iraquíes después de haberlos mutilado. El último es de un chico de 14 años que fue forzado a practicar sexo oral y anal durante un tiempo prolongado.

“En la raíz del proyecto estadounidense y británico”, dice Shiner, “existe el propósito de evitar el tener que rendir cuentas de lo que se hace. La prisión de Guantánamo es parte de la misma batalla para evitar las explicaciones mediante jurisdicciones”. Los soldados británicos, dice, usan las mismas técnicas de tortura que los americanos, y rechazan que se les aplique a ellos la Convención Europea sobre Derechos Humanos, la Carta de Derechos Humanos y la Convención sobre la Tortura de las Naciones Unidas. Y la tortura británica es un “lugar común”: de modo que “la naturaleza rutinaria de este maltrato ayuda a explicar por qué, a pesar del abuso por parte de los soldados y los gritos de los detenidos, claramente audibles, todos, en particular las autoridades, hacen oídos sordos.

Increíblemente, continúa Shiner, el Ministerio de Defensa bajo Tony Blair, decidió que la prohibición sanitaria de 1972 a ciertas técnicas de tortura regía solo en el Reino Unido e Irlanda del Norte. En consecuencia, “muchos iraquíes fueron asesinados y torturados en centros de detención”. Shiner está trabajando en 46 casos terribles.

Un muro de silencio siempre ha rodeado al ejército británico, sus rituales arcanos, ritos y prácticas y, sobre todo, su desacato a la ley y la justicia natural en sus variados propósitos imperiales. Durante ochenta años, el Ministerio de Defensa y sus obedientes ministros se negaron a pedir perdones póstumos por los niños sobre los cuales tiraron a matar durante la masacre de la Primera Guerra Mundial. Los soldados británicos utilizados como conejillos de indias durante las pruebas de armamento nuclear en el Océano Índico fueron abandonados a su suerte, así como tantos otros que sufrieron los efectos tóxicos de la Guerra del Golfo de 1991. El trato que recibió el gurka Tul Bahadur Pun es el habitual. Habiendo sido devueltos a Nepal, muchos de éstos “soldados de la Reina ” que no tenían una pensión están completamente empo brecidos y se les niegan los permisos de residencia o asistencia sanitaria en el país para el cual combatieron y para el cual 43.000 de ellos fueron muertos o heridos. Los gurkas han ganado no menos de 26 Cruces Victoria, aunque el “gasto asequible” de Browne no los contempla.

Un aún más imponente muro de silencio asegura que la población británica ignore en gran medida el asesinato industrial de civiles en las modernas guerras coloniales británicas. En su famoso trabajo Unpeople: Britain’s Secret Human Rights Abuses (Antigente: Los abusos secretos británicos de los derechos humanos.) , el historiador Mark Curtis utiliza tres categorías principales: responsabilidad directa, responsabilidad indirecta e inacción activa.

“Las cifras totales (desde 1945) contemplan entre 8,6 y 13,5 millones de muertos”, escribe Curtis. “De éstas, Gran Bretaña tiene responsabilidad directa en la muerte de entre cuatro y cinco millones de personas. Estos datos son, si cabe, probablemente subestimados. No todas las intervenciones británicas han sido incluidas debido a la ausencia de fuentes”. Desde que este estudio fue publicado, el número de víctimas mortales ha alcanzado, según estimaciones fidedignas, un millón de hombres, mujeres y niños.

El incremento geométrico del militarismo dentro de Gran Bretaña es poco conocido, aun por aquéllos que alertan a la población sobre la legislación que afecta las libertades civiles básicas, como la recientemente esbozada ley de comunicación de datos (Data Communications Bill), que le otorgará al gobierno el poder para tener registros de todo tipo de comunicación electrónica que se establezca. Al igual que los planes para la cédula de identidad, esta está en consonancia con lo que los estadounidenses llaman el “estado de seguridad nacional”, el cual busca el control del disenso interno mientras persigue la agresión militar en el extranjero. Los cuatro mil millones de libras destinados a los portaaviones son para tener un “papel mundial”. Por mundial, entiéndase colonial. El Ministerio de Defensa y el Foreign Office siguen los dictados de Washington casi al pie de la letra, como puede observarse en la absurda descripción de la aventura de Afganistán como una noble causa, por parte de Browne. En realidad, la invasión de la OTAN , inspirada por los Estados Unidos, ha tenido dos efectos: la muerte y desposesión de cientos de miles de afganos y el resurgimiento del tráfico de opio, que los talibanes habían prohibido. De acuerdo con Hamid Karzai, el líder títere de occidente, el maniobrar de los británicos en la provincia de Helmand ha conducido directamente al regreso de los talibanes.

La militarización de la forma en que el Estado británico concibe y trata a otras sociedades queda gráficamente demostrada en África, donde diez de los catorce países más empobrecidos y conflictivos son tentados a comprar armamento y equipos militares británicos con “créditos blandos”. Al igual que la familia real británica, el Primer Ministro simple y llanamente persigue el dinero. Habiendo ritualmente condenado un déspota en Zimbabwe por “abusos a los Derechos Humanos” –en realidad por haber dejado de servir a los agentes de negocios occidentales- y habiendo obedecido el último dictum estadounidense sobre Irán e Irak, Brown visitó Arabia Saudita, exportadora del fundamentalismo Wahhabi y parte importante del comercio de armas.

Para complementarlo, el gobierno de Brown está gastando 11 mil millones de libras del dinero de los contribuyentes en una gran academia militar privatizada en Gales, donde se entrenarán soldados y mercenarios extranjeros reclutados para la falsa “guerra contra el terrorismo”. Con fábricas de armamento tales como Raytheon beneficiándose de ello, la academia se convertirá en la “Escuela de las Américas” versión británica, un centro para la contrainsurgencia (terrorista) para el diseño de y el entrenamiento para las futuras aventuras coloniales.

No ha tenido casi ninguna publicidad.

Por supuesto, la imagen de una Gran Bretaña militarista contrasta con una conciencia nacional benigna, según escribió Tolstoi, formada “desde la infancia, por todos los medios posibles –manuales escolares, servicios religiosos, sermones, discursos, libros, diarios, canciones, poesía, monumentos [conduciendo] a las personas adormecidas en una sola dirección”. Muchas cosas han cambiado desde que él escribió esto. ¿O tal vez no? De la mezquina, destructiva guerra colonial en Afganistán sólo se informa a partir de los datos ofrecidos por el ejército británico, con soldados rasos haciendo siempre lo correcto, y con los miembros de la resistencia afgana constantemente descalificados como “intrusos” e “invasores”. Imágenes como la de chicos nómadas con la piel quemada por bombas de la OTAN nunca aparecen en la prensa o la televisión, ni los efectos de las armas termobáricas británicas, o “bombas de vacío”, diseñadas para aspirar el aire de los pulmones. En cambio, páginas enteras lloran a un agente de inteligencia militar británica porque sucede que era una mujer de 26 años, la primera en morir en actividad desde la invasión de 2001.

Baha Mousa, torturado hasta la muerte por soldados británicos, también tenía 26 años. Pero él era diferente. Su padre, Daoud, dice que la forma en la que el Ministerio de Defensa se ha comportado respecto de la muerte de su hijo lo ha persuadido de que el gobierno británico considera la vida de los otros como algo “barato”. Y está en lo cierto.

******

(*)John Pilger es un internacionalmente renombrado periodista de investigación y director de documentales. Su última producción es The war on Democracy. Su libro más reciente es Freedom Next Time (Bantam/Random House, 2006).

Traducción para www.sinpermiso.info: Camila Vollenweider

http://www.iarnoticias.com/2008/noticias/irak/0056_irak_soldados_ingleses_31jul08.html
_________________

’Recuerden que la historia nunca se repite exactamente igual. Lo que primero es una
tragedia, vuelve a la realidad como parodia.
Si alguna vez llegase a haber otro golpe, el
pueblo quedará tan derrotado que la vuelta
constitucional servirá solamente para garantizar
con el voto popular los intereses del imperialismo
y de sus cipayos nativos’.
……………Juan Domingo Perón. 1974.1
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
JPL



Registrado: 19 May 2008
Mensajes: 1615
Ubicación: CABA

MensajePublicado: Mar Abr 07, 2009 1:57 pm    Asunto: Responder citando

El Reino Unido dá fondos de ayuda a unidades de tortura iraquíes Mad

Ayudas británicas y americanas destinadas a unidades de choque de la policía iraquí está siendo desviada a unidades paramilitares acusadas de abusos generalizados de los derechos humanos, incluida la tortura y las ejecuciones extrajudiciales. "El Observador" puede revelar.




Iraqi Police Service officers said that ammunition, weapons and vehicles earmarked for the IPS are being taken by shock troops at the forefront of Iraq's new dirty counter-insurgency war.

The allegations follow a wide-ranging investigation by this paper into serious human rights abuses being conducted by anti-insurgency forces in Iraq. The Observer has seen photographic evidence of post-mortem and hospital examinations of alleged terror suspects from Baghdad and the Sunni Triangle which demonstrate serious abuse of suspects including burnings, strangulation, the breaking of limbs and - in one case - the apparent use of an electric drill to perform a knee-capping.



The investigation revealed:

· A 'ghost' network of secret detention centres across the country, inaccessible to human rights organisations, where torture is taking place.

· Compelling evidence of widespread use of violent interrogation methods including hanging by the arms, burnings, beatings, the use of electric shocks and sexual abuse.

· Claims that serious abuse has taken place within the walls of the Iraqi government's own Ministry of the Interior.

· Apparent co-operation between unofficial and official detention facilities, and evidence of extra-judicial executions by the police.

The issue of increasing human rights abuses has been raised with the new Iraqi government by the Foreign Office, the US State Department and the United Nations. British Embassy officials in Baghdad have been briefed on the crisis by concerned senior Iraqi officials on several occasions.

The Ministry of Defence confirmed that it has spent £27 million in gift aid on the Iraqi security services, which provided guns, ammunition, and public order equipment such as protective vests and armoured Land Rovers. An MoD source said the majority of this material went to the police. A further £20m went to the police from the government's Global Conflict Prevention Pool, jointly funded by the MoD, the Foreign and Commonwealth Office and the Department for International Development.

Despite that, the British government has, until now, remained silent in public on the issue of the country's widening human rights crisis.

Liberal Democrat defence spokesman Michael Moore called on ministers to make an immediate statement in the House of Commons: 'These are serious reports that go to the heart of the question of the coalition's oversight of the security situation in Iraq. The Foreign Office and the Ministry of Defence must urgently inform Parliament about the scope of their investigation into these allegations,' he said.

The Foreign Office said last night that it was taking the reports of abuse 'very seriously'. It issued detailed responses to the claims: 'We are aware and deeply concerned by reports of detainee abuse by Iraqi police officers and of men in police uniforms committing serious crimes, whether these men are genuine policemen or not. Any abuse of detainees is unacceptable.'

An MoD spokesman told The Observer: 'We are aware of the allegations. We have raised this with the Iraqi government at the highest levels in Baghdad and Basra.'

Privately, there is a growing belief that complaints are being stonewalled.

The investigation raises questions about the British government's commitment to denying aid to governments that tolerate or encourage human rights abuses.

International and Iraqi officials claim the use of torture has become more extensive since the country's first democratically-elected government was sworn in.

Steve Crawshaw of Human Rights Watch,said: 'There has been the attempt to suggest that because Saddam's regime is over now everything is rosy in Iraq. What is happening in official places in Iraq is simply horrific and must be stopped.'

The Foreign Office stressed: 'Any abuse of detainees is unacceptable. As soon as we become aware of any allegations of abuse we raise them at the highest levels in Basra and Baghdad.

'We would expect them to publish the findings of any investigations, prosecute those found to have carried out any abuse, punish those found guilty regardless of rank or background, and take all steps to prevent any recurrence.'



http://www.guardian.co.uk/world/2005/jul/03/iraq.iraq

Saludos, JPL. Shocked Mad
_________________
‎"La espada que se desenvaina con honor, se conserva inmaculada cuando hiere y mata, porque hace del sufrimiento y de la muerte servidores de la Justicia"
( J.B.GENTA )
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar e-mail Visitar sitio web del autor
marceloflorentin



Registrado: 20 May 2008
Mensajes: 250

MensajePublicado: Mar Abr 07, 2009 10:28 pm    Asunto: Responder citando

Que raro los excrementos de la humanidad!!!No???
Saludos.
Marcelo
_________________
LAS MALVINAS FUERON, SON Y SERAN ARGENTINAS!!!
VOLVEREMOS!!!!!
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar e-mail
JPL



Registrado: 19 May 2008
Mensajes: 1615
Ubicación: CABA

MensajePublicado: Lun Abr 20, 2009 9:27 am    Asunto: Responder citando

LOS SOLDADOS DE SU GRACIOSA MAJESTAD.

Agosto del 69, el conflicto se endurece.

La primera vez que los soldados británicos fueron movilizados en el Ulster, después de la II Guerra Mundial, fue en 1956. La segunda, en 1969. Esta última vez, los soldados llegaron a mediados de Agosto, para formar una barrera entre los católicos y los protestantes. Los soldados en un principio fueron bien recibidos por los católicos, ya que venían como una fuerza pacificadora, pues en los últimos meses los protestantes habían atacado, y asaltado los barrios católicos de determinadas zonas, quemando, matando y arrasando con todo lo que se encontraron a su paso.

En un principio parecía que se vivía en plena luna de miel. Se intentaron buscar soluciones al conflicto, pero al final no se llegó a ningún acuerdo y no se buscaron soluciones viables, y el ejército fue a encontrarse en el desagradable papel de punta de lanza dc la clase protestante.

Desde ese momento la conducta de la tropa no ha podido ser mas deleznable. Pero es lógico. Para los soldados de su Graciosa Majestad, sajones y protestantes en su abrumadora mayoría, el "enemigo" se encuentra perfectamente claro desde el momento mismo en el que ponen el pie en el Ulster. El "enemigo" es, por supuesto, el irlandés, el católico, el feniano. El otro no, porque enarbola la bandera dc la "Union Jack", se declara ultraleal a la Corona y le aplaude entusiásticamente desde cada esquina.

La brutalidad y salvajismo de las tropas británicas es bien conocida por todos, ya lo pudimos observar cuando lo de las Malvinas. Pero en Irlanda deI Norte, esa brutalidad aun recoge tintes mas escabrosos, y los crímenes se suceden uno tras otro, con el permiso de los tolerantes y demócratas de Londres.

Las situaciones de brutalidad se cuentan por miles, pero eso si, siempre son "legales". Aun se puede recordar el asesinato a sangre fría de unos activistas dcl IRA, en el peñón de Gibraltar. Primero se les dio el alto, y después de que los activistas levantaras sus brazos e hicieron saber que estaban desarmados, entonces, miembros del SAS dispararon a placer sobre los tres combatientes irlandeses. La acción fue totalmente legal, y sus autores fueron condecorados. Así es la justicia británica, y así será en todos los lugares en donde se encuentren, ya sea en las Malvinas, en Gibraltar, o en e1 Ulster.

http://www.geocities.com/capitolhill/senate/5049/irlanda.html

Saludos, JPL.
_________________
‎"La espada que se desenvaina con honor, se conserva inmaculada cuando hiere y mata, porque hace del sufrimiento y de la muerte servidores de la Justicia"
( J.B.GENTA )
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar e-mail Visitar sitio web del autor
Muy fiable testigo anónim



Registrado: 30 Jul 2008
Mensajes: 621

MensajePublicado: Lun Abr 20, 2009 9:33 am    Asunto: Responder citando

So now instead of answering questions and proving your claims you will just repeat post things we have already seen?

And I repeat...

Many people in Ireland did not want to and still do not want to live in a ‘united’ Ireland. So they do not. It is called democracy and now the guns and bombs are hopefully leaving there will be peace.

The British military were not the only ones who behaved with brutality and savagery in that dark time. That the PIRA, CIRA, RIRA and IRA did was despicable and they would deliberately target soft, civilian only targets on a regular basis.

I would not cry that terrorists and assassins - not 'activistss - that specialise on civilian attacks were killed. Neither would many people.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
humbolt



Registrado: 20 May 2008
Mensajes: 268

MensajePublicado: Lun Abr 20, 2009 9:59 am    Asunto: Responder citando

Muy fiable testigo anónim escribió:
So now instead of answering questions and proving your claims you will just repeat post things we have already seen?

And I repeat...

Many people in Ireland did not want to and still do not want to live in a ‘united’ Ireland. So they do not. It is called democracy and now the guns and bombs are hopefully leaving there will be peace.

The British military were not the only ones who behaved with brutality and savagery in that dark time. That the PIRA, CIRA, RIRA and IRA did was despicable and they would deliberately target soft, civilian only targets on a regular basis.

I would not cry that terrorists and assassins - not 'activistss - that specialise on civilian attacks were killed. Neither would many people.


I concur and would add that many of those IRA commanders now have prominent political positions. All sides in this conflict were sick and tired and were desperate to find a way out of the killing. That they did is very good, and they've moved on to the benefit of all.

If some Argentines studied this entire process I'm sure they'd finally grasp the true meaning of negotiation and compromise. That some Argentines constantly regurgitate the past shows how static their own arguments actually are.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
gercanz



Registrado: 19 May 2008
Mensajes: 1173
Ubicación: Tucuman

MensajePublicado: Lun Abr 20, 2009 10:51 am    Asunto: Responder citando

cas escribio:

Cita:
If some Argentines studied this entire process I'm sure they'd finally grasp the true meaning of negotiation and compromise. That some Argentines constantly regurgitate the past shows how static their own arguments actually are.


Specially if the past is not convenient to your objectives(uk).
Lo que fue, fue asi sea ilegal.
_________________
MALVINAS SON ARGENTINAS!! USURPADAS TEMPORARIAMENTE POR INGLATERRA,LA LADRONA.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
humbolt



Registrado: 20 May 2008
Mensajes: 268

MensajePublicado: Lun Abr 20, 2009 1:58 pm    Asunto: Responder citando

gercanz escribió:
cas escribio:

Cita:
If some Argentines studied this entire process I'm sure they'd finally grasp the true meaning of negotiation and compromise. That some Argentines constantly regurgitate the past shows how static their own arguments actually are.


Specially if the past is not convenient to your objectives(uk).
Lo que fue, fue asi sea ilegal.


Laughing Very true, but in Ireland a line was drawn on the past which allowed people to move forward. I think the past can act like a ball and chain at times.

Many of the world's problems exist today purely because people don't or can't forget the past. Whether they should is open to debate, but were would we be if we didn't agree to collectively move forward?
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
gercanz



Registrado: 19 May 2008
Mensajes: 1173
Ubicación: Tucuman

MensajePublicado: Lun Abr 20, 2009 3:42 pm    Asunto: Responder citando

cas escribio:

Cita:
Very true, but in Ireland a line was drawn on the past which allowed people to move forward. I think the past can act like a ball and chain at times.

Pero una cosa que vos no tenes en consideracion, es que uk & Irlanda, son vecinos.
El problema con malvinas es que gb esta muy, muy lejos y realmente no tiene mucha relacion.
Pequeño detalle!
_________________
MALVINAS SON ARGENTINAS!! USURPADAS TEMPORARIAMENTE POR INGLATERRA,LA LADRONA.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
JPL



Registrado: 19 May 2008
Mensajes: 1615
Ubicación: CABA

MensajePublicado: Mie Abr 22, 2009 8:24 pm    Asunto: Responder citando

Cómo Gran Bretaña niega sus Holocaustos


"...Los británicos reaccionaron encerrando a hasta 320.000 de ellos en campos de concentración (3). La mayoría de los restantes – más de un millón – fueron mantenidos en “aldeas cercadas”. Los prisioneros fueron interrogados con ayuda de “cortado de orejas, perforación de tímpanos, azotes hasta la muerte, vaciado de parafina sobre sospechosos que después eran incendiados, y la quema de tímpanos con cigarrillos encendidos.” (4) Soldados británicos utilizaban un “instrumento castrador metálico” para cortar testículos y dedos. “Cuando terminé de cortarle las bolas”, alardeó un colono, “no le quedaban orejas, y su globo ocular, el derecho, creo, colgaba fuera de su órbita” (5). A los soldados se les dijo que podían dispararle a cualquiera que quisieran “siempre que fuera negro” (6). La evidencia de Elkins sugiere que más de 100.000 kikuius fueron asesinados por los británicos o murieron de enfermedades y hambre en los campos. David Anderson documenta el ahorcamiento de 1090 presuntos rebeldes..."





George Monbiot
The Guardian


Al leer las informaciones sobre el juicio del novelista turco Orhan Pamuk, llaman la atención dos aspectos:
El primero, desde luego, es la brutalidad anacrónica de las leyes de ese país. El señor Pamuk, como numerosos otros escritores y periodistas, es procesado por “ultraje a la nación turca”, con lo que se quiere decir que se atrevió a mencionar el genocidio armenio en la primera guerra mundial y el asesinato de kurdos en la última década.
El segundo, es su asombrosa, incoherente, estupidez. El camino más adecuado para que esas masacres se conviertan en temas de actualidad, es precisamente procesar al novelista más importante del país por haberlas mencionado.

Mientras se prepara para acceder a la Unión Europea, el gobierno turco descubrirá que los otros miembros han encontrado un medio más efectivo para suprimir informaciones. Sin coerción legal, sin utilizar turbas aullantes para expulsar a escritores de sus hogares, hemos desarrollado una capacidad casi infinita para olvidar nuestras propias atrocidades.

¿Atrocidades? ¿Qué atrocidades? Cuando un escritor turco utiliza esa palabra, todos en Turquía saben de qué habla, aunque lo nieguen vehementemente. Pero la mayoría de la gente en Gran Bretaña te mirará sin comprender. Quisiera mencionar dos ejemplos, ambos tan bien documentados como el genocidio armenio.

En su libro “Late Victorian Holocausts” [Holocaustos de fines de fines del período victoriano], publicado en 2001, Mike Davis cuenta la historia de las hambrunas que mataron entre 12 y 29 millones de indios (1). Fueron, demuestra, asesinados por la política estatal británica.

Cuando una sequía de El Niño llevó a la indigencia a los campesinos de la meseta de Decca en 1876 había un excedente neto de arroz y trigo en India. Pero el virrey, Lord Lytton, insistió en que nada debía impedir su exportación a Inglaterra. En 1877 y 1878, en el punto álgido de la hambruna, los mercaderes de granos exportaron un récord de 6,4 millones de quintales de trigo. Mientras los campesinos comenzaban a morir de inanición, se ordenó a los funcionarios del gobierno que “desalentaran las labores de ayuda de todas las maneras posibles” (2). La Ley contra contribuciones caritativas de 1877 prohibió “bajo pena de encarcelamiento donaciones privadas de ayuda que interfirieran potencialmente con la fijación de precios del grano por el mercado.” La única ayuda permitida en la mayoría de los distritos eran los trabajos forzados, de los que se excluía a todo el que estuviera en un estado avanzado de inanición. Dentro de los campos de trabajo, los trabajadores recibían menos comida que los reclusos en Buchenwald. En 1877, la mortandad mensual en los campos equivalía a una tasa anual de mortalidad de un 94%.

Mientras morían millones, el gobierno imperial lanzó “una campaña militarizada para cobrar deudas por impuestos acumuladas durante la sequía.” El dinero, que arruinó a los que de otra manera podrían haber sobrevivido a la hambruna, fue utilizado por Lytton para financiar su guerra en Afganistán. Incluso en sitios que habían producido un excedente de alimentos, la política de exportación del gobierno, como la de Stalin en Ucrania, produjo hambre. En las provincias del noroeste, Oud y el Punjab, que habían producido cosechas récord en los tres años precedentes, murieron por lo menos 1,25 millones.

Tres libros recientes – “Britain’s Gulag” [El Gulag británico] de Caroline Elkins,
“Histories of the Hanged” [Historias de los ahorcados] de David Anderson y “Web of Deceit” [Red de engaños] de Mark Curtis – muestran cómo colonos blancos y soldados británicos reprimieron la revuelta maumau en Kenia en los años cincuenta. Expulsados de sus mejores tierras y privados de derechos políticos, los kikuius comenzaron a movilizarse – algunos de ellos violentamente – contra el régimen colonial. Los británicos reaccionaron encerrando a hasta 320.000 de ellos en campos de concentración (3). La mayoría de los restantes – más de un millón – fueron mantenidos en “aldeas cercadas”. Los prisioneros fueron interrogados con ayuda de “cortado de orejas, perforación de tímpanos, azotes hasta la muerte, vaciado de parafina sobre sospechosos que después eran incendiados, y la quema de tímpanos con cigarrillos encendidos.” (4) Soldados británicos utilizaban un “instrumento castrador metálico” para cortar testículos y dedos. “Cuando terminé de cortarle las bolas”, alardeó un colono, “no le quedaban orejas, y su globo ocular, el derecho, creo, colgaba fuera de su órbita” (5). A los soldados se les dijo que podían dispararle a cualquiera que quisieran “siempre que fuera negro” (6). La evidencia de Elkins sugiere que más de 100.000 kikuius fueron asesinados por los británicos o murieron de enfermedades y hambre en los campos. David Anderson documenta el ahorcamiento de 1090 presuntos rebeldes: muchos más que los ejecutados por los franceses en Argelia (7). Miles más fueron sumariamente ejecutados por soldados que afirmaron que “no se detuvieron” cuando se les ordenó hacerlo.

Son sólo dos ejemplos de por lo menos veinte atrocidades semejantes supervisadas y organizadas por el gobierno británico o colonos británicos: incluyen, por ejemplo, el genocidio tasmaniano, el uso de castigos colectivos en Malaya, el bombardeo de aldeas en Omán, la guerra sucia en el Norte de Yemen, la evacuación de Diego García. Algunas de ellas podrían provocar una marea, en la memoria de algunos miles de lectores, pero la mayoría de la gente no tendrá la menor idea de qué estoy hablando. Max Hastings, en el Guardian de hoy, lamenta nuestra “relativa falta de interés por los crímenes de Stalin y Mao.” (8). Pero por lo menos sabemos que ocurrieron.

En el Express podemos leer al historiador Andrew Roberts que argumenta que para “en la mayor parte de su historia de medio milenio, el Imperio Británico fue una fuerza ejemplar por el bien… los británicos renunciaron a su Imperio en gran parte sin derramamiento de sangre, después de haber tratado de educar a sus gobiernos sucesores en la forma de la democracia y de las instituciones representativas” (9) (presumiblemente encarcelando a sus futuros dirigentes). En el Sunday Telegraph, insiste en que “el imperio británico aseguró sorprendentes tasas de crecimiento, por lo menos en los sitios suficientemente afortunados, para ser coloreados en rosa en el globo.” (10). (Compárese con el dato central de Mike Davis, de que “no hubo aumento en el ingreso per capita de India desde 1757 a 1947”, o la demostración de Prasannan Parthasarathi de que “los labradores del sur de la India tuvieron mayores ingresos que sus homólogos británicos en el siglo XVIII y vivieron vidas de mayor seguridad financiera.” (11). (En el Daily Telegraph, John Keegan afirma que “el imperio, en sus últimos años, se hizo altamente benévolo y moralista.” Los victorianos “querían llevar la civilización y el buen gobierno a sus colonias y abandonarlas cuando ya no fueran bienvenidos. En casi cada país, otrora coloreado de rojo en el mapa, cumplieron con esta resolución.” (12)

Existe un Holocausto, sagrado justamente, en la historia europea. Todos los demás pueden ser ignorados, negados o menospreciados. Como señala Mark Curtis, el sistema dominante de pensamiento en Gran Bretaña “promueve un concepto crucial que subyace a todo lo demás – la idea de la benevolencia básica de Gran Bretaña… La crítica de políticas exteriores es ciertamente posible, y normal, pero dentro de límites estrechos que muestran “excepciones” en, o “errores” en, la promoción de la regla de la benevolencia básica.” (13). Temo que esta idea, es el genuino “sentido de la identidad cultural británica” por cuya presunta pérdida se queja Max en la actualidad. No se requiere a ningún juez o censor para imponerla. Los dueños de los periódicos simplemente contratan las historias que desean leer.

El acceso de Turquía a la Unión Europea, puesto ahora en peligro por el juicio de Orhan Pamuk, requiere no que acepte sus atrocidades; sólo que permita que sus escritores expresen impotentemente su furia en su contra. Si el gobierno quiere que se olvide el genocidio de los armenios, debería abandonar sus leyes de censura y dejar que la gente diga lo que quiera. Sólo tiene que permitir que Richard Desmond y los hermanos Barclay compren sus periódicos, y el pasado no volverá a molestarlo.

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=24921
www.monbiot.com

Referencias:

1. Mike Davis, 2001. Late Victorian Holocausts: El Nino Famines and the Making of the Third World. Verso, Londres.

2. Una orden del lugar teniente-gobernador Sir George Couper a sus oficiales de distrito. Citado en Mike Davis, Ibíd.

3. Caroline Elkins, 2005. Britain’s Gulag: The Brutal End of Empire in Kenya. Jonathan Cape, Londres.

4. Mark Curtis, 2003. Web of Deceit: Britain’s Real Role in the World. Vintage, Londres.

5. Caroline Elkins, Ibíd.

6. Mark Curtis, Ibíd.

7. David Anderson, 2005. Histories of the Hanged: Britain’s Dirty War in Kenya and the End of Empire. Weidenfeld, Londres.

8. Max Hastings, 27th December 2005. This is the country of Drake and Pepys, not Shaka Zulu. The Guardian

9. Andrew Roberts, 13th July 2004. We Should Take Pride in Britain’s Empire Past. The Express.

10. Andrew Roberts, 16th January 2005. Why we need empires. The Sunday Telegraph.

11. Prasannan Parthasarathi, 1998. Rethinking wages and competitiveness in Eighteenth-Century Britain and South India. Past and Present 158. Citado por Mike Davis, Ibíd.

12. John Keegan, 14th July 2004. The Empire is Worthy of Honour. The Daily Telegraph.

13. Mark Curtis, Ibíd.


––––––––
http://www.monbiot.com/archives/2005/12/27/how-britain-denies-its-holocausts/#more-969


LA VERDAD, AUNQUE DUELA

Saludos, JPL.

_________________
‎"La espada que se desenvaina con honor, se conserva inmaculada cuando hiere y mata, porque hace del sufrimiento y de la muerte servidores de la Justicia"
( J.B.GENTA )
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar e-mail Visitar sitio web del autor
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Guerras Todas las horas son GMT - 3 Horas
Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente
Página 6 de 7
Cambiar a:  
Podés publicar nuevos temas en este foro
No podés responder a temas en este foro
No podés editar tus mensajes en este foro
No podés borrar tus mensajes en este foro
No podés votar en encuestas en este foro


phpBB Argento basado en phpBB © 2007 phpBB Argento

Page generation time: 0.0309s (PHP: 87% - SQL: 13%) - SQL queries: 16 - GZIP enabled - Debug on